Hola amigos, este post y sus cinco historias, creo que son un buen pretexto para reflexionar sobre aspectos como la vida, el destino, la suerte, la capacidad de supervivencia del ser humano…En varias de las historias reales que se relatan, los personajes sobreviven a situaciones realmente temibles. A veces la suerte, otras la sangre fría les salvaron, otras seguramente su determinación por seguir vivos. Sin más dilación os dejo con las historias…que las disfrutéis.

 

El vuelo fantástico de Larry Walters: El 02 de julio de 1.982 este camionero, inició un vuelo desde su jardín con un aparato creado por el mismo que constaba de una silla y 45 miniglobos de helio atados a esta y una escopeta de aire comprimido para ir explotando los globos y así iniciar el descenso. Su idea original era pasar unas horas a una altura de unos 40 o 50 metros. Pero estos 40 o 50 metros se convirtieron en 4.600 metros. El bueno de Larry invadió el espacio aéreo del aeropuerto de Long Beach en California. En total estuvo 45 minutos en el aire y disparó a varios de sus globos para descender, quedando atascado en unos cables del tendido eléctrico causando un apagón de 20 minutos a los vecinos de Long Beach. Fue arrestado por la policía, pero pagó una multa bastante pequeña, al no haber leyes específicas que prohibieran lo que el había hecho. Después de esta ‘proeza’. Le salieron varios imitadores, como el cura brasileño católico: Adelir Antonio de Carli quien inició un vuelo con 600 globos de juguete adheridos a una estructura de metal y que le permitieron alcanzar una altitud de 5.300 metros. Adelir calló al océano atlántico, después de soportar una tormenta que probablemente hizo inviable su vuelo.

 

Interesting8

 

El misterio de Kalachi: En este pequeño pueblo de 600 habitantes en Kazajistán. Los habitantes llevan varios años quedándose dormidos durante varios días, sin saber la causa que les origina este sueño. Cuando despiertan de este sueño no se acuerdan de nada y tienen mareos. Muchos de ellos han abandonado la población al no encontrarse explicación alguna a estos sucesos. Se piensa que puede ser debido a los altas concentraciones de monóxido de carbono, casi diez veces superiores a la media o una mina soviética cercana, pero hasta ahora todo son hipótesis y no hay nada claro. Se han hecho más de 20.000 tests en el aire, agua y alimentos y todos los niveles de radiación son normales

 

novosti-voronezha-5112014-radiacionnyy-fon-v-sonnom-sele-kalachi-izmerili-fiziki_981

 

Sobreviviendo al volcán: el 24 de junio de 1.982, el vuelo 009 de British Arways entró en una zona de Indonesia con nubes, que desprendían ceniza volcánica procedente del Monte Galunggung. Esta ceniza ocasionó que los cuatro motores del avión dejaran de funcionar. Estas fueron las palabras de Eric Moody comandante de la aeronave: ‘Buenas noches damas y caballeros, les habla su capitán. Tenemos un pequeño problema. Los cuatro motores se han parado. Estamos haciendo todo los posible para que funcionen nuevamente. Confío en que no estén demasiado angustiados’. Gracias al capitán y sus diferentes maniobras consiguieron salir indemnes de esta casi segura tragedia. Primero inició un descenso 1.800 metros por minuto para estar a una altura adecuada para poder respirar con normalidad. Luego los motores poco a poco fueron empezando a funcionar de nuevo. Se inició de nuevo un ascenso para no colisionar con las montañas indonesias, lo que provocó que el motor número dos se volviera a apagar, por suerte ya se habían sobrepasado las montañas y se produjo un descenso progresivo para el aterrizaje, el cual no fue nada fácil, ya que el parabrisas estaba dañado y no se tenía visibilidad del aeropuerto. Siguiendo las instrucciones del copiloto que le indicaba a que altura y a que distancia estaba la pista de aterrizaje y a una pequeña franja del parabrisas que contenía visibilidad, el comandante pudo hacer un aterrizaje limpio y sin víctimas. Este incidente propició que se cerrara el espacio aéreo y se crearan nuevas rutas aéreas, ya que otras aeronaves tuvieron días posteriores problemas, eso sí no tan graves como los de el vuelo 009.

 

750x500-boeing-747-400-1

 

La increíble historia de Vesna Vulovic: el 26 de enero de 1.972 el vuelo 367 de la compañía JAT (aerolíneas yugoslavas), sale de Estocolmo con destino Zagreb con 28 personas a bordo. El vuelo transcurre con normalidad, hasta que una bomba parte en dos el avión provocando una explosión a 10000 metros de altura. 27 de los 28 tripulantes del vuelo mueren. Todos excepto la azafata de 22 años Vesna Vulovic. Se cree que la   bomba fue puesta por un grupo terrorista de ultraderecha. Hay dos versiones sobre como pudo sobrevivir Vesna. Los físicos y expertos en aviación sostienen que Vesna iba en el fondo del avión y quedó atrapada por uno de los carritos de la comida durante la caída de la aeronave. Justo antes de colisionar el carrito liberó a Vesna y está cayó de la mitad del avión, de forma que no tuvo tanta desaceleración como si estuviera dentro de la      aeronave, después los árboles amortiguaron su caída. La otra versión es de la primera persona que le auxilió. Un médico llamado Bruno Henke que indicó que Vesna no estaba en la cola sino en la parte intermedia del avión, justo sobre las alas. Teniendo su cuerpo dentro del avión y su cabeza fuera, lo que desmonta la versión oficial.             Lamentablemente Vesna tuvo una perdida de memoria y nunca sabremos lo ocurrido. Las consecuencias de la caída fueron fracturas de cráneo y piernas, hemorragia cerebral y varias vértebras rotas, aparte de entrar en coma varios días. Vesna se fue recuperando poco a poco y a los diez meses volvió a andar. Volvió a trabajar para            la aerolínea, pero esta vez en los despachos. Fue considerada una heroína nacional y entró en el libro Guiness de los records, por sobrevivir a la mayor caída libre de toda la historia. En su país encabezó manifestaciones contra el régimen de Milosevic a finales de los 80 que provocaron su caída. Solo su status hizo que no fuera detenida.

 

vesna

 

El hombre que sobrevivió a dos bombas atómicas: Tsutomu Yamaguchi fue un ingeniero japonés que estaba de viaje en Hiroshima, cuando los americanos desde el bombardero B52 tiraron una de las bombas atómicas llamada ‘Little boy’. Tsutomu sobrevivió a esta bomba, aunque resultó herido con quemaduras en la cara y los brazos. Aparte se quedó sordo de un oído. Tres días después fue a Nagasaki, su ciudad natal, huyendo de este brutal acontecimiento y cuando estaba contando la historia a sus amigos, los americanos lanzaron otra bomba atómica llamada Fat Man en esta ciudad. Tsutomu Yamaguchi se cree que no fue la única persona que sobrevivió a las dos bombas atómicas pero hoy en día es el único reconocido. Murió a los 93 años por un cáncer de estómago y gozó de buena salud durante toda su vida. En los últimos años de su vida se convirtió en un activista en contra del armamento nuclear

 

tagamuchi1

 

Bueno, creo que han sido cinco historias alucinantes al menos a mi me lo parecieron la primera vez que las leí. Por cierto el post del próximo miércoles contendrá la explicación del viaje por Europa que haremos en julio. Las fechas y las ciudades que visitaremos. ¿Te apuntas?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>