Me levanto temprano y cojo un tuk tuk hacia la estación de buses, que no se donde está. El tuk tuk me lleva y descubro que está a unos 5 minutos andando de mi hostel. Es una buena noticia, ya que así puedo dejar la mochila en el hostel y hacer turismo fácilmente por la ciudad. Compro un billete de bus hacia Chiang Khong que me vale 200.000 kips. Algo más de 20 euros. Está claro que Laos en precios está por encima de Tailandia y Camboya. Una vez tengo el billete cojo otro tuk tuk hacia Wat Xieng Thong. Desde ahí hago una ruta visitando diferentes templos. El siguiente que visito es Wat Sensoukharam: conjunto de varios templos. El principal estaba cerrado.

 

dia14 L Prabang 06

 

Después de ver estos dos templos veo un puente de bambú que cruza el Mekong. Me recuerda a las películas que he visto sobre Vietnam: Desaparecido en combate, Apocalypse Now

 

dia14 L Prabang 29

 

Acto seguido visito Wat Siphouthabath. Es un templo sencillo. El buda de bronce necesita urgentemente una restauración. Los monjes adolescentes juegan con sus móviles y me observan con curiosidad. Hablo con dos de ellos sobre España y sobre mi trabajo. Me desean buen viaje. Son muy simpáticos y sonrientes.

Me llama la atención la cantidad de laosianos y laosianas con el uniforma comunista que hay en la ciudad. Algunos van en moto. La mayoría van por la calle o defienden algún edificio representativo de la ciudad.

Visito el Palacio Real. Está la estatua del último rey Sisavang Vong.

Salgo del Palacio Real y voy hacia la colina Phou Si, la cual está lleno de budas y templos, que se mezclan con la vegetación. Visito Wat Pa Huak: templo pequeño con pinturas en las paredes que representan algún conflicto bélico. Wat Chom Si: que está en uno de los puntos más altos de la colina. Desde allí se puede contemplar toda la ciudad con sus avenidas llenas de palmeras, sus motos, sus tuk tuks en las carreteras y el Mekong en todo su esplendor.

 

dia14 L Prabang 53

 

Hace calor así que decido hacer una parada y tomarme un smoothie. Veo a varios pasajeros que hicieron el viaje en mi mismo slow boat. La pareja de alemanes, un chico bastante tímido que viajaba solo, la pareja de italianos. Converso con la pareja de italianos. Me dicen si conozco el Taboo. Un garito de la noche madrileña en Malasaña. Claro que lo conozco, es más es de mis favoritos. Conocieron al dueño hace 3 años en Mozambique. Dicen que es un hippie de 60 años, vividor…Me invitan a Italia o a Viena, donde van a vivir en septiembre. Les invito a Madrid cuando quieran venir. Son muy buena gente. Ojalá vengan a Madrid.

Sigo mi camino y esta vez me paro a ver el templo Rasamahavihane, el cual es patrimonio de la humanidad. Después visito el monumento al presidente kaysone phomvihane. Mientras estoy visitando los jardines contiguos un abuelo laosiano me ofrece un chupito y brindar con el. Rechazo la invitación y seguro que la graduación de ese chupito pasa de 50 grados.

Entro en un templo que no recuerdo el nombre. Normalmente cuando entro en un templo, lo primero que hago es apuntar el nombre, pero esta vez me pongo a hablar rápidamente con un joven monje. Le ofrezco algo de pizza que he comprado hace 5 minutos. La rechaza. Es el laosiano que he conocido que mejor habla inglés. Le pregunto como es la vida del monje y si le gusta. Me dice que si. Hacen labores sencillas de mantenimiento del templo, recepción de gente, estudian, meditan…Se le ve dinámico y contento, alguien con cultura. Hablamos sobre economía. Me dice que muchos laosianos emigran al gigante chino en busca de un futuro mejor. Me dice que sacarse el pasaporte en Laos es carísimo. Dejo el templo creo que sabré ir andando a mi hostel. Después de caminar unos 30 minutos y que nadie me sepa indicar por donde se va a mi hostel, me doy por vencido y cojo un tuk tuk. Me cobra 25.000 kips. La primera oferta fue de 35.000 kips, así que una rebaja de 10.000 kips no está mal. Cojo la mochila de mi hostel y voy a la estación de buses. Enseño en la taquilla mi billete y después de pedirme el pasaporte, me cambian el billete por otro. Le pregunto al chico de la taquilla si hay wifi. Me dice que no y sonríe. Nos ponen pegatinas en el equipaje como en los aviones y antes de entrar nos piden el pasaporte por segunda vez. Salimos 45 minutos tarde. Converso con 2 coreanos. Las conversaciones son las típicas: ¿Dónde vas? ¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Qué has visitado?.

 

dia14 L Prabang 74

 

Empezamos el viaje y después de dejar Luang Prabang entiendo la sonrisa del chico de la taquilla. Este bus se mueve más que un terremoto en la escala de Ritcher. Va a ser difícil conciliar el sueño en estas condiciones, a pesar de que puedo reclinar bastante mi asiento. Hacemos la primera parada en un pueblo sobre las 21:00 de la noche. A mi lado está sentado un monje budista tailandés que vive en un templo en Laos. Hace este viaje para sellar su estancia durante 30 días mas en Laos. Hablamos sobre Angkor Wat. Está interesado en la historia de los templos de esta civilización. Me dice que vivió en un templo budista en Munich y que no le gustó la experiencia de vivir en Europa. Es un monje budista si, pero para amenizar su viaje se ha comprado unas pringles y está muy atento a los whatsapps que le llegan a su móvil. Pensé que el budismo era más restrictivo, en el caso de los monjes. Afortunadamente me equivoqué. Intento dormir poco a poco lo consigo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>