Nuestro guía Phally Hoes vivía en el campo. Era una vida que no le gustaba. Por eso se fue a vivir a la ciudad. De primeras solo hablaba camboyano. empezó a trabajar en un restaurante chino. limpiando los baños cobrando 35 dólares mensuales, trabajando todos los días de la semana. No era lo que había pensado cuando dejó el campo para vivir en la ciudad. Poco a poco fue convenciendo al encargado para que le dejase trabajar de camarero y así demostrar su valía. A los tres meses lo convenció y empezó a trabajar de camarero incrementando su sueldo a 45 dólares mensuales y propinas aparte. Lo mejor de esto no fue el dinero que ganaba sino que empezó a aprender algo de francés e inglés. Cuando ya tuvo algo de nivel en inglés se compró un tuk tuk y empezó a trabajar de guía turístico. Hoy en día habla tres idiomas con fluidez: camboyano, francés e inglés y español tiene nivel medio. Lleva seis meses aprendiendo y es uno de los poquísimos guías de Angkor Wat que ofrece ser guía de español. Está claro que esta diferenciación le hace ganar muchos clientes. Esto le ha valido para tener una situación cómoda en un país en lo que no es nada fácil salir adelante. Actualmente tiene mujer y dos hijos y si vais alguna vez A ver las ruinas de Angkor Wat sin duda os recomiendo que contratéis sus servicios.

Entramos de nuevo por la mañana en el complejo de Angkor Wat, e hicimos parar el tuk tuk a Phally para sacarle fotos a los monos y elefantes que había en la entrada de Angkor Thom

 

dia4 angkor 30

 

Acto seguido visitamos el templo de Preah Khan. El cual se construyó a finales del siglo doce. Está situado en la cara norte de Angkor Thom y fue dedicado al padre del rey Javayarman VII. En el mismo templo observamos una mezcla perfecta de varios estilos arquitectónicos: chino, griego, egipcio. Todo confluye, todo cuadra, todo en uno.

 

preah khan

 

Al salir de este templo llegamos a un mirador con aguas estancadas. Una vista que extasía los sentidos, muy típica de Asia. Donde la vegetación se une con el agua y crea imágenes oníricas. Es fácil enamorarse de este lugar. Nuestro guía nos lleva al otro lado del estanque. Cruzamos un puente estrecho a ambos lados y llegamos al templo Ta Som.

 

dia2 angkor 81

 

Ta Som es un pequeño templo que se construyó a finales del siglo doce. Está rodeado por un foso lleno de agua.

Después visitamos el templo de Mebon oriental o East Mebon. Un templo que empezó a construirse en el siglo nueve y terminó de construirse en el siglo trece. Es un templo enorme. Está construido en honor al Dios Hindú Shiva. Destacan sus tres torres principales y las estatuas de elefantes que hay en los laterales. Sin duda uno de los templos que más me gustó de todo Angkor.

 

east mebon

 

Nos despedimos de Angkor y nos dirigimos hacia un típico pueblo camboyano, donde vivía un familiar de nuestro guía. El pueblo es bastante pobre, sin agua potable y con escolarización de los niños hasta una edad muy temprana.. Con ocho años se abandona la escuela para ir a ayudar en las labores del campo. Si el niño es listo y se le dan bien los idiomas es posible que vaya a Angkor Wat a vender algunos productos a los turistas.

 

dia4 angkor 90

 

Habíamos comprado caramelos y los niños se acercaron a nosotros. Las familias en este pueblo suelen tener 4 o 5 niños. Todos se acercaban con una sonrisa, con cara de inocencia, viven en la pobreza, pero no hay atisbo de infelicidad en sus caras. Una mujer mayor me señala mi piercing en el labio. Ríe diciendo algo en su idioma. Le enseño el que llevo en la lengua. Ríe con más fuerza y hace un gesto de ‘en mi vida me haría uno ahí’. Nos hacemos fotos con los 20, 25 niños que hay en el pueblo.(foto) Todos los niños al recibir un caramelo, juntan las manos haciendo el símbolo de namaste’ en señal de agradecimiento. Son gente dócil, muy pacífica, sin ninguna maldad. En la foto está nuestro guía repartiendo caramelos.

 

dia4 angkor 100

 

Volvemos a hacer ruta por los templos. Conocemos a un vendedor de guías de unos doce años. Su nivel de inglés es bastante alto. Está 15 minutos hablando con nosotros sobre la guerra de Camboya donde el régimen de Pol Pot conocido como Khmer Rouge consumó un genocidio matando de dos a tres millones de camboyanos. Por este genocidio Camboya es un país donde apenas hay gente mayor de cincuenta años. El régimen de Pol Pot duró desde 1.975 a 1.979 y terminó cuando el ejército vietnamita apresó a su líder en la capital Phnom Penh. Al final de esta interesante charla y tener un nudo en la garganta por la historia que nos contó, le compré una guía sobre la historia de Angkor Wat por 7 euros. En las librerías de Siem Reap se vende por 27.

Poco después llegamos a Pre Rup. Muy parecido a Mebon, pero más grande y mas espectacular. Construido por Rajendravarman. El mismo rey que construyó East Mebon. Fue construido a mediados del siglo diez. Consta de cuatro ashramas dedicadas a Shiva, Vishnu, Brahma y Buddha. Tiene figuras de leones en los laterales y bonitas vistas a la jungla.

 

pre rup

 

Nos despedimos de Angkor Wat realmente la riqueza que tienen los camboyanos es asombrosa. Estuvimos día y medio visitando los templos más importantes de Angkor Wat, pero nos quedarons muchos por ver. Uno de los tesoros que tiene este mundo, a la altura de otros como el Machu Pichu. De hecho gente que ha visitado ambos se queda con Angkor Wat, hasta que no vea Machu Pichu no podré comparar.

Por la tarde vamos a visitar el pueblo flotante de Chong Kneas. Nuestra primera intención era ir a Kompong Phluk, pero nuestro guía nos dijo que en época seca había poca agua y no merecía la pena. La excursión nos costó 15 euros. Algo cara para los estándares del sudeste asiático. Solo recomiendo esta excursión si se hace para ver la impresionante puesta de sol en el lago Tonle Sap. Cogimos una pequeña barca que incluía un guía pero realmente no entramos en el pueblo, simplemente lo bordeamos hasta llegar a un restaurante con souvenirs. Demasiado orientado a que gastáramos dinero.

 

dia4 angkor 113

 

Eso sí el entorno es increíble. Uno de los lagos mas grandes del sudeste asiático con aguas de color marrón claro y una puesta de sol(otra más) espectacular. Con el sol reflejándose en el lago se acentúa la belleza de la puesta de sol asiática. Un lujo para los sentidos.

 

dia4 angkor 121

 

Volvemos a Siem Reap y nuestro guía nos lleva a una agencia para que cojamos tickets para nuestra vuelta a Bangkok. Nos despedimos de Phally Hoes, nuestro guía. Un profesional de los pies a la cabeza, una buena persona y alguien que se merece lo mejor en esta vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>