Después del día de ayer en el que estuve enfermo y no hice otra cosa que dormitar, hoy me despierto sobre las 08:30. Me encuentro recuperado. Tanto descanso y el arroz blanco, limpiaron mi organismo.

Después de ducharme, empezamos a rellenar el divelog de nuestro compañero Ramón con anécdotas de estos últimos días. Han sido días inolvidables haciendo el curso y nos hemos reído un montón. Todos hemos hecho buenas migas, pero toca el momento de la despedida por lo menos de mi parte. Les deseo que lo pasen muy bien en la Full Moon Party, en Cambrils, en Tokyo o donde sea que estén. Cuando se van voy a la zona del puerto a hacer algunas gestiones. saco 2000 baths(50 euros) para estos últimos 4 días. Aunque pienso que me quedo corto. Voy al Seven Eleven y compro una botella de agua y una nueva libreta donde escribir mis posts. Es la tercera que uso en el viaje.

Me siento en una sombra y veo a una chica rubia con problemas para arrancar su moto. Un thai con un cartel anunciando servicio de taxi, le ayuda a ponerla en marcha. La chica se monta. Arranca la moto pero no la controla y a los 4 o 5 metros se cae. Casi provoca un accidente con otra moto. El mismo thai que la ayudó antes se ofrece a llevarla a su destino. Bonito gesto que no se ve muy a menudo en estos días.

Apunto de irme me encuentro con Gerardo, el chico argentino que conocí en Pura Vida. regresamos juntos al hostel. Me conecto a internet un rato, mirando meetups en Bangkok para los próximos 3 días. No veo nada interesante. Voy a comer a la zona del puerto. Mi menú es un arroz blanco. Si sigo así mañana comeré normal. Voy al punto de embarque y conozco a un chico italiano. Me habla de unas islas paradisíacas que se llama Surin Islands. Me dice que no hay hoteles. Para dormir, te alquilan una tienda de campaña.

Estoy en la zona de embarque, pero el ferry tarda en llegar 45 minutos. El viaje es algo aburrido. Cerca de mi, se sienta una chica japonesa que intenta dormir con poco éxito, adoptando posturas imposibles. Sobre las 17:30 subo a la parte de arriba del ferry. Hay 4 alemanes gritando y bailando sentados o haciendo el ridículo según se mire. La cerveza marca Chang y sus tatuajes de chicos malos le confieren un aspecto de ex hooligan a los que se les ha pasado el arroz. Creo que de jóvenes escuchaban demasiado a Kraftewark y que en los 90 fueron a demasiadas Raves en Berlín.

Corre la brisa y el sol se refleja en el mar. A derecha e izquierda según nos acercamos a Chumphon vemos un sinfín de pequeñas islas semivírgenes.

 

dia25 koh tao-chumphon 07

 

Llego por fin al puerto. Allí nos está esperando un Songthaew que nos lleva directamente a la estación de trenes.

Voy a un mercado que está al lado. Compro 6 bananas por 20 baths(50 céntimos) y me siento. Veo el record de personas montadas en una moto. Hasta ahora eran 4, pero esta vez veo a una madre conduciendo, una adolescente, dos niños de 3 y 4 años, aproximadamente y a un niño que lo lleva cogido la adolescente que no llega ni al año.

Llega mi tren. Estoy en segunda clase, en litera. El vagón parece mas un hostel que un tren. Creo que voy a dormir como un lirón, así que me despido que tengo sueño…Hasta mañana!

 

DIA 25

 

Nos despiertan los empleados del tren con un ‘Good Morning’. Nos ofrecen un café. No está delicioso pero para despertarme me vale. Convierten lo que era una cama en asientos en menos de un minuto. Voy al servicio. Me doy cuenta de que el agujero donde haces tus necesidades no tiene fondo y va directo a las vías del tren.

Llego a Hua Lumphon, la estación de trenes. Busco un taxi motorbike. Me piden 150 baths(4 euros), para ir a Kao Shan, regateo y hago la carrera por 100 baths(2 euros y medio). Busco alguna habitación en la zona y encuentro un hostel por 120 baths(3 euros) la noche. Bastante económico. El diseño es cutre, pero tiene agua caliente y wifi, así que me vale.

Voy a desayunar, pero antes paro en el templo: Chanasong Kuam. Está repleto de gente rezando, es bastante grande y tiene uno de los Budas mas bonitos que he visto en todo el viaje. Voy a un cibercafé a escribir un post. Después voy a Clandestino. Me gusta este sitio porque es barato, el servicio es eficiente y el pad thai está delicioso, a veces suena Manu Chao, poco mas se puede pedir. Después de comer reservo una excursión para el día siguiente en Ayutthaya por 500 baths (12 euros) Incluye recogida en el hostel, visita a la ciudad, comida, guía y vuelta a la ciudad.

 

dia26 Bangkok 05

 

Voy a mi hostel. Entablo conversación con mi compañero japonés. Le pregunto cual es la religión mayoritaria de su país. Va al google y me enseña una foto con noodles y un huevo frito. Vaughan aquí se haría de oro.

Me hecho una siesta de hora y media. Me levanto y voy a mi rincón favorito de Bangkok. Un pequeño parque al lado del río Phraya enfrente del Wat Arun. Allí las puestas de sol son memorables, y me transmiten mucha tranquilidad en un ambiente tan estresante como el de Bangkok. Me pongo algo de música. El parque está lleno de parejas y adolescentes haciéndose selfis y comiendo. Vuelvo a mi hostel dando un paseo. Mi compañero japonés no ha salido de la habitación durante todo el día, está enganchado al móvil y a su tablet.

Salgo a cenar a Kao Shan. la verdad que no me apetece comer comida thailandesa. Me ofrecen comida india. Casi caigo en la tentación, pero hace muy poco que he estado malo del estómago y no quiero recaer con esta picante comida. Al final me pido un durum de pollo, con algo de piña y mango de postre. Las raciones de fruta son generosas y acabo saciado. Vuelvo al hostel después de este tranquilo día. Mañana me espera madrugar para ir a Ayutthaya. espero que cumpla mis expectativas.

 

dia26 Bangkok 15

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>