Tienes poder en tu mente, no afuera. Se consciente de esto y encontrarás las fuerza. Marcos Aurelio

 

El estoicismo es una corriente filosófica surgida en Grecia y desarrollada sobre todo en el imperio romano. Los estoicos creían que el camino a la felicidad está determinado por el momento presente y por el control que podemos hacer sobre emociones tan básicas como el miedo, el placer, el dolor..Sus tres máximos exponentes fueron Epicteto, Seneca y Marcos Aurelio y vivió su máximo esplendor durante los siglos segundo y tercero después de Cristo. Después vivió un declive por el auge de la cristiandad en el siglo cuarto después de Cristo, y en pleno siglo 21, es usado como estilo de vida por millones de personas, viviendo un crecimiento inesperado. Siempre me ha fascinado la figura de Marcos Aurelio, emperador de Roma y que prefirió vivir una vida austera pudiendo haber elegido una vida llena de placeres. Fue autor del libro Meditaciones en las que expone sus pensamientos y sus ideas desde una visión estoica.  A continuación dejo 5 de los principales puntos en los que se basa la filosofía estoica:

 

 

No podemos controlar lo que sucede, pero podemos controlar como reaccionar: esta es una idea muy potente ideada por Epicteto, que dividió todas las experiencias humanas en tan solo dos: cosas que no podemos controlar, y cosas que podemos controlar. En el primer grupo tendríamos cosas como el tiempo, la economía, nuestro pasado, las cosas que hacen nuestros gobernantes. Nosotros tenemos una ligera forma de influenciar todas estas variables, pero no las podemos controlar. La única cosas que podemos controlar completamente son nuestras creencias y como hacer que los acontecimientos de la vida nos afecten de una manera u otra. Tomar entera responsabilidad sobre nuestros actos puede reducir la ansiedad y convertirnos en más autónomos en las situaciones difíciles, ya que no dejamos que el azar o terceras personas interfieran en nuestro destino.

No te preocupes sobre las opiniones de los demás: todos los seres humanos queremos vivir la vida acorde a nuestros pensamiento y a nuestros valores, pero hay una fuerte influencia exterior sobre nosotros, el famoso ‘que dirán’ nos influye sobremanera, por no decir lo que nuestra familia y en especial nuestros padres tienen pensado que nosotros debemos realizar en nuestra vida, y también tenemos que lidiar con lo que la sociedad espera de nosotros. Tener una casa propia, un trabajo bien remunerado, y un coche de marca, son puntos que sino consigues(o sigues como un borrego) serás catalogado como perdedor, vago u otros adjetivos. A veces la gente desearía hacer cosas que nunca hará como estudiar, viajar, hacer algo artístico…y al final no lo hace porque la sociedad y nosotros mismos hemos creado una cárcel y unos dogmas que nos oprimen. Que te resbale lo que otros piensen es uno de los principios fundamentales de una vida más libre.

Focalízate en el presente: este principio nunca tuvo tanta validez como el día de hoy. Vivimos en un mundo donde la focalización se ha vuelto una quimera. La publicidad, los aparatos electrónicos, las redes sociales están diseñados para robarte el tiempo de forma subliminal y para que les prestes atención. A menudo se dice que la vida es corta, que no hay suficiente tiempo para hacer todas las cosas que se deberían hacer en 70-100 años de existencia, pero ¿Te has parado a pensar todo el tiempo que desperdiciamos en vez de estar focalizados en nuestros objetivos? Sin distracciones somos mucho más poderosos, y mucho mas eficaces.

Los hábitos son poderosos: Somos seres olvidadizos, y hacer una cosa un par de veces en nuestra vida, nos hará simplemente saber hacerla, pero no dominarla. Si te apuntas a clases de canto, y lo dejas a la cuarta sesión, en unos meses volverás prácticamente al punto de inicio. Por el contrario si practicas, entrenas, repites y vas adquiriendo nuevas habilidades progresivamente terminarás dominando la disciplina la cual estás aprendiendo.

No hay crecimiento sin fracaso previo: un fracaso, puede ser un éxito o una lección importante en la vida. De nuevo la perspectiva con la que veamos un acontecimiento puede influenciarnos fuertemente. El fracaso bien entendido, extrayendo el por qué de ese fracaso y preparando tu mente para que no vuelva  a ocurrir, se convertirá presumiblemente en un paso previo al éxito en  próximos intentos. Si nos tomamos ese mismo fracaso como algo irreparable lo será pero no porque lo sea, sino porque nosotros le damos precisamente ese significado.

Hasta aquí el post de hoy, ¿Qué te ha parecido este tipo d filosofía?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>