DIA 19

 

Me despierto en el tren sobre las 4:00. He dormido unas 5 horas. Al final no me costó dormirme. Hace bastante frío así que me pongo los pantalones largos vaqueros y saco mi toalla y la utilizo como manta. Nada más salir del tren nos espera un Songthaew que nos lleva directamente al ferry sin cobrarme nada. Al llegar unos 15 minutos después, me pide que baje el primero y le hace un gesto a la chica de la taquilla del ferry. Vale, de gratis nada. La carrera me la cobran en el ferry. Entro en el ferry, hay bastante gente durmiendo. Todo el mundo está callado porque están viendo a Mr Bean.

 

mr bean

 

Solo algunas risas rompen el silencio. Después de la sobredosis de varios capítulos de Mr Bean salgo a la parte no techada del ferry. El cielo está claro, solo la brisa y el mar nos rodean. Voy a la parte de arriba. Hay música y la gente está mas animada. gente de muchas nacionalidades, aunque creo que soy el único español. Ingleses, franceses e italianos lo que más. La media de edad de entre 25 a 30 años. Casi todos tatuados y con estética hippie. Esto es Tailandia: el paraíso de todo mochilero.

Llega el ferry y desembarcamos. Fuera varios turistas hacen su agosto a costa de los ingenuos turistas.   Conmigo lo consiguen, me cobran 100 baths(2 euros y medio) por llevarme a Pura Vida: escuela de buceo donde me sacaré el Open water. Entro a Pura Vida, la chica de recepción me lleva a mi bungalow: sencillo, acogedor y con la playa a menos de 50 metros. Después de comer unos noodles con chicken y curry voy a Pura Vida para empezar a hacer el curso. Hacemos las típicas presentaciones y vemos hora y media de vídeo. Después del vídeo voy a la playa a ver la puesta de sol. Indescriptible, me hace vibrar. Voy a comer a la playa y vemos un sitio de música en directo. Nos sentamos en primera línea de playa y compartimos un pescado blanco de 500 gramos con patata, maíz y algo de ensalada por 300 baths(unos 8 euros), mientras observamos los espectáculos de fuego que algunos tailandeses hacen para nosotros. Lo mismo en Ibiza no creo que bajara de de los 40 por persona. Es imposible no sentirse bien aquí.

 

dia20 koh tao 29

 

Día 20

 

Me levanto y voy a desayunar al restaurante in touch, un café con leche y un pancake por 80baths(2 euros) en primera línea de playa. Después voy a Pura Vida para dar una lección teórica sobre conceptos como agua, presión, partes del traje, bombona, gafas…A la 13:00 volvemos para hacer nuestra primera inmersión. Nos explican como colocarnos el traje, montar la bombona, colocarnos las gafas, las aletas…De primeras son demasiado conceptos, en un medio diferente, dentro del mar. Hacemos varios ejercicios, que nos impiden disfrutar de las vistas que tenemos a nuestro alrededor: corales y peces de colores nos rodean. Llevamos una hora dentro del agua y el oxígeno se empieza a terminar en mi bombona así que para mi la inmersión terminó.

Volvemos a Pura Vida y lavamos nuestros equipos y los ordenamos. Segundo día superado así que vamos a tomar algo y a disfrutar de la puesta de sol como es debido. Los compañeros de curso son geniales: un chileno, una argentina, un gallego que vive en La Coruña y una chica de Cambrils. Vamos todos a comer. Se sienta a nuestro lado un chico escocés que viaja solo. Lleva solo una semana viajando, pero su intención   es estar cerca de un año visitando 10 u 11 países del sudeste asiático. Mientras comemos hacemos los ejercicios del curso. Parece que no pero estar en el agua cansa. Ha sido un día largo.

 

         DÍA 21           

 

Me levanto a las 7:30, mi intención es repasar los apuntes mientras desayuno. Me doy cuenta de lo difícil que es reparar los apuntes cuando estás en primera línea de playa. Viene mi compañero Felipe, excusa perfecta para cerrar el libro. vamos a Pura Vida y damos otras 2 horas de teoría. Aprendemos las tablas Divelog y diversos términos relacionados con el buceo. Terminamos la tediosa formación solo amenizada por un juguetón gato negro que lamía nuestros dedos descalzos.

Subimos al barco de Pura Vida. Hay varios cursos más y varios bautizos de buceo. Hay un niño de 11 años. Con esta formación solo puede salir un chico aventurero y amante del mar.

Hacemos la primera inmersión realizando diversos ejercicios. Se da mejor que ayer. Estamos 10 o 15 minutos haciendo un recorrido viendo corales y peces de diferentes colores. Bajamos a una profundidad de 4 metros. No mucho pero el paisaje marino merece la pena. Volvemos al barco y tomamos galletas y café. Paramos una hora y volvemos de nuevo a bajar. Bajamos a unos 9 metros de profundidad. hay menos luz , pero muchos mas corales. De repente empiezo poco a poco a subir a la superficie. Probablemente mis pulmones se llenaros de aire y no exhalé superficie aire. Así que vuelvo a bajar de nuevo con una de las instructoras. Seguimos viendo corales. Hay mucha riqueza en estas aguas.

Después del buceo volvemos a cenar a nuestro restaurante favorito: intouch. Allí cenamos, hablamos y reímos. Hace una brisa relajante.

 

dia24 koh tao36

 

DIA 22

 

Último día en Pura Vida. Nos toca madrugar mucho. Hemos quedado a las 6:45 en el puerto, para hacer nuestros últimos 2 buceos. Cada día me siento mejor en el agua. Tras un briefing de nuestra instructora comenzamos a montar nuestros equipos de buceo. Hemos llegado a una zona plagada de corales y peces de corales. Hacemos el descenso por cabo. Vamos bajando por una cuerda a 17 metros bajo el mar. Lo que nos encontramos debajo es cautivador: erizos de mar, peces nemo, barracudas y meros gigantes…de al menos un metro de longitud. El buceo dura unos 35 minutos y según ascendemos a superficie hacemos una parada de seguridad de 3 minutos. Este ha sido sin duda el mejor buceo de estos días. Ha sido puro disfrute y sin ningún ejercicio como los días anteriores.

Subimos de nuevo al barco y desayunamos tostándonos al sol. Vamos ahora a la zona llamada White Rock. Como la otra es rica en corales, bancos de peces, morenas, erizos de mar y meros. Este segundo a pesar que hacemos 2 ejercicios, me parece mejor que el primero. No se si es por ser el último o porque la visibilidad es mejor, pero lo he disfrutado a tope. Estar ahí abajo a 15 metros por debajo del nivel del mar en un entorno totalmente nuevo es sencillamente sublime y bello, difícil de expresar con palabras. Mirar a tu alrededor y ver todo azul y mirar hacia arriba y ver como el sol traspasa el agua…lo recordaré toda la vida.

 

dia23 koh tao 06

 

Subimos al barco y nos hacemos fotos con el equipo puesto. Hacemos un examen conjunto y por fin somos ‘open water‘. Nos dan una camiseta de Pura Vida y vamos a celebrarlo.

Por la noche vamos a la playa, hay una banda tocando en vivo. Hay muy buen rollo en el ambiente, disfrutamos como niños chicos. La banda empieza a tocar verdaderos himnos de mi adolescencia: Bitter sweet simphony de The Verve, one de U2 y sobre todo mi canción favorita ‘Wonderwall’ de Oasis. Ahí estamos Felipe mi compañero chileno, un chico francés y yo cantándola bajo el cielo estrellado de Koh Tao. En ese momento pienso que me gustaría vivir para siempre.

 

Día 23

 

Después del día de ayer, despierto no en muy buen estado. Algo debió sentarme mal ayer y creo que fue el creppe de banana y chocolate. Me siento bastante cansado y tengo diarrea, por eso apuro en la cama hasta el último momento. Me despido de Yolanda que ya está terminando su viaje. Le quedan un par de día en Bangkok y se vuelve a Madrid. Desayuno un poco de fruta en el ‘in touch’ y voy a Pura Vida a por mi diario divelog que contiene información sobre mis buceos. Nos despedimos de la gente de Pura Vida.

Hemos quedado para comer a la 13:00. Yo como un plato de arroz para estabilizar mi estómago. Ramón se pone a tocar la guitarra. El mar, la brisa, buena compañía y encima una guitarra española para amenizar la velada. No se puede pedir más. Acompaño a Ramón al puerto, quedamos en vernos en Madrid o La Coruña. Ramón es una de esas personas que te ganan poco a poco con su espontaneidad, con su humor, con sus ganas de vivir. Me despido de el y me vuelvo al hostel para dormir.

Sobre las 18:00 me despierto para ver la puesta de sol en la playa. Llego casi al final. Casi me la pierdo, hubiera sido un sacrilegio. Me encuentro con Daniel, la chica argentina y hablamos sobre reiki, meditación, blogs, diseño gráfico…Recibimos whatsapps de Felipe y Eli. Están cenando cerca del puerto. Nos viene a recoger un amigo argentino de Daniela con la moto. Nos montamos los 3. Sin duda es algo peligroso, pero también emocionante. El hacer estas cosas te hacen sentir vivo y en Europa no es fácil saltarse las reglas, pero Asia es otra historia. Simplemente diferente. Vamos a un restaurante, vuelvo a pedir arroz blanco para comer. Nos pasamos las fotos de todos los días, pero prefiero irme y descansar. Vuelvo en moto al hostel. Mañana vuelvo a Bangkok.

 

dia19 koh tao 36

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>